Acceder a su cuenta

Username *
Password *
Remember Me

GL La Verdad Radio 1270 AM

edicion

edicion

CIUDAD DE MÉXICO.-
¿Prefieres tomar café o té? Científicos encontraron la respuesta a tu preferencia y tiene que ver con tus genes.
La conclusión tiene que ver con la predisposición genética a la amargura: en resumen, si encontramos algunas sustancias más amargas que otras habrá una preferencia por el sabor.
Ambas bebidas contienen componentes de cafeína amarga que contribuyen a su agradable sabor (y efectos que inducen la energía), pero el café tiene una molécula adicional llamada quinina, que también se encuentra en el agua tónica.
Estudios anteriores han encontrado que las personas prueban sabores amargos como la cafeína, la quinina y una sustancia artificial llamada propiltiouracilo de manera diferente según los tipos de genes receptores del gusto que cada quien tiene.
El nuevo estudio, de la Universidad de Queensland en Australia, analizó si esta variación en los genes del receptor del gusto afectaba nuestra preferencia por una taza de té o café.
Al estudiar los genes receptores de sabor de 430 mil hombres y mujeres en el Reino Unido (con edades entre 37 y 73 años), Daniel Hwang y su equipo hicieron que los participantes bebieran ambos tipos de bebidas y juzgaran la fuerza.
Los participantes con variantes genéticas que les hicieron probar la cafeína con mayor intensidad, conocidos como "supercastactores" de cafeína, tenían un 20% más de probabilidades de ser grandes bebedores de café que una persona promedio.
Los ávidos bebedores de café eran aquellos que bebían más de cuatro tazas al día. Y estas personas también eran menos propensas a beber té. Esto puede deberse a que las personas que son mejores para detectar la cafeína son más propensas a volverse adictas a sus efectos, y el café contiene más cafeína que el té. Pero los estudios futuros deben establecer eso más claramente, dice Hwang.
En contraste, los participantes con genes que los hacían más sensibles al sabor de la quinina y el propiltiouracilo eran un 4-9 % más propensos a ser grandes fanáticos del té, lo que significa que bebían más de cinco tazas por día.
Y de la misma manera que los bebedores de café que no beben té, los bebedores de té también tienen menos probabilidades de tomar café. No está claro por qué funciona así, pero puede deberse a que los supergratadores de quinina y propiltiouracilo, que son más amargos que la cafeína, son más sensibles a los gustos amargos en general.
Así que pueden encontrar abrumadora la amargura intensa del café y prefieren la amargura más suave del té, comentó Hwang.

Con información de Excelsior

LAS VEGAS.-
El grupo Maná fue nombrado la Persona del Año 2018 por parte de la Academia Latina de la Grabación, convirtiéndose en la primera banda en recibir esta distinción en 19 años.

A través de un video se contó parte de la historia de la banda, que inició tocando en Guadalajara como Sombrero Verde hasta convertirse en Maná.

Además de su música, se destacó la labor que realizan, a través de su fundación Selva Negra, para preservar la naturaleza.

El primero en subir al escenario fue el puertorriqueño Robbie Draco Rosa, quien acompañado del violinista libanés Ara Malikiam interpretó Adicto a tu amor.

Su actuación no sólo fue ovacionada por los asistentes al Mandalay Bay Events Center, sino por Fher, Alex, Juan y Sergio quienes se levantaron de su lugar para aplaudir y chiflar a manera de agradecimiento.

Después llegó el turno para el colombiano Sebastián Yatra, quien se acercó a los tapatíos para darles un beso mientras cantaba No ha parado de llover.

El homenaje siguió con la banda colombiana Monsieur Periné en Oye mi amor, en la que escucharon unos toques de vallenato.

Desde España, y en su regreso a los escenarios, José María Cano tuvo una emotiva interpretación de Eres mi religión, con su hijo Daniel Cano, al piano.

Sin traje de charro, Pepe Aguilar cantó Mariposa traicionera, en una rara mezcla en la que a la mitad del tema lo acompañó un mariachi.

Gente como ustedes hacen que la industria siga moviéndose. Gracias por su talento y gracias por inspirar. Que viva Jalisco y que ¡viva México!”, gritó Aguilar.

En su estilo, los españoles de Vetusta Morla cantaron Cuando los ángeles lloran. Por medio de videos, Alejandro Sanz y Mon Laferte expresaron sus felicitaciones.

Enrique Bunbury interpretó Vivir sin aire, luego Gilberto Santa Rosa puso a bailar a todos con Bendita tu luz, a ritmo de salsa. Pablo Alborán interpretó Rayando el sol, antes de que apareciera Beatriz Luengo, La Marisoul de Santa Cecilia con Corazón espinado.

Fuente: Escelsior

Video:

  1. Popular
  2. Tendencia