Print this page

¿Tienes adicción a las redes sociales?

Por:   Redacción/LA VERDAD 3 de julio de 2018

Como cualquier adicción, la dependencia a las redes sociales puede acarrear consecuencias negativas sociales y psicológicas. Te contamos cómo es el comportamiento de un adicto a las redes sociales para conseguir detectar si tú también lo eres.
En los tiempos que corren para nadie es una sorpresa las facilidades que el desarrollo de la tecnología ha traído a nuestras vidas.
La inmediatez en la comunicación, la posibilidad de crear y enviar contenido multimedia cada vez de mayor calidad o la facilidad para estar conectados en cualquier lugar y a cualquier momento son algunos de los innumerables beneficios de los que gozamos gracias a las nuevas tecnologías, los smartphones e Internet.
Lo que muchas veces no tenemos muy en cuenta es que, esta sobrecarga de tecnología se nos puede volver en nuestra contra llegando incluso a producirnos riesgos sociales y psicológicos, como al adicción al celular o nomofobia o ataques de ansiedad ante la pérdida de Internet, cobertura o del propio dispositivo.
Como casi todo en la vida, la tecnología y las redes sociales son una herramienta extraordinaria si sabemos cuánto y cómo utilizarlo. En el momento en el que dejamos de controlar el uso de la tecnología y es la tecnología la que nos controla a nosotros, deberíamos ponernos en estado de alerta y comenzar a combatir esa adicción para evitar que llegue a trastornos mayores.
Si haces un uso excesivo de las redes sociales y te preocupa ser adicto, te contamos los comportamientos propios de estos para consigas identificar si eres adicto o simplemente aficionado.
Cada mañana, lo primero que haces tras apagar el despertador e incluso antes de ponerte en pie es revisar y actualizar tus redes sociales desde tu Smartphone.
A pesar de estar reunido con otras personas, no puedes evitar de vez en cuando aislarte de la conversación para consultar las redes sociales.
Sientes necesidad de fotografiar o grabar tu día a día y compartirlo en redes sociales.
Sientes frustración si tus publicaciones no alcanzan todo el tráfico o repercusión que esperabas hasta el punto de plantearte eliminarlas.
Comparas tu perfil con el de otras personas y los sientes competencia.
Cada vez más sustituyes conversaciones en personas por chatear.
Vayas donde vayas, aunque sea moverte del salón al baño, tu teléfono móvil siempre va contigo, por si acaso.
Salir de casa sin tu Smartphone o quedarte sin batería a lo largo del día te provoca una situación de estrés.

FUENTE: forbes.es

Notas relacionadas