Print this page

¿Por qué cuesta tanto vender desodorantes en China?

Por:   Redacción/La Verdad 9 de septiembre de 2018

La imagen del sudor como algo negativo no funciona a nivel publicitario

 

Ciertos elementos y productos tienen diferente protagonismo dependiendo del país o cultura en la que se vendan. En Twitter, el usuario Hugo Saez abre un interesante hilo con la pregunta '¿Es fácil vender desodorante en Asia?' en el que explica el curioso caso de este producto desde un punto de vista publicitario.
Según comenta Sáez, el caso del desodorante es particularmente curioso, dado que las marcas han tenido que adaptar toda su estrategia de ventas para dirigirse a la cultura asiática.
Si se comparan las ventas de determinadas marcas entre países occidentales y asiáticos, las diferencias son sorprendentes.
Una pequeña historia sobre diferencias culturales, biología y marketing que empieza con una pregunta:
¿Es fácil vender desodorante en Asia?
En el hilo también comparte el curioso dato de que en las regiones de Estados Unidos y el oeste de Europa, las marcas se dirigen a una población compuesta de aproximadamente 450 millones de individuos en cada una, y facturan al año alrededor de 9.000 millones de dólares entre las dos.
Sin embargo, China, con una densidad de población de 1,380 millones de habitantes, genera un ingreso de 110 millones de dólares. Esto no quiere decir que el pueblo asiático descuide su higiene, todo lo contrario, pero esa cultura ofrece una visión del sudor diferente a la occidental.
Al contrario que en Occidente, en Asia se ve al sudor como algo beneficioso, que ayuda a limpiar el cuerpo, el sistema inmune y la piel. Incluso se venden en el mercado asiático una especie de saunas portátiles para poder sudar en casa.
Además de esto, Hugo añade un estudio de la Universidad de Bristol que concluye que la población asiática no usa desodorante directamente porque no lo necesita, y esto es porque su constitución física y dieta evita que el sudor huela tan fuerte como estamos acostumbrados.
Para expandir sus ventas, las marcas de desodorante han tenido que reestructurar su estrategia comercial, dado que la primera imagen que dieron del sudor como algo repugnante no funcionó. Algo que han hecho varias marcas es cambiar el formato, vendiendo desodorantes como crema, con los beneficios de hidratación y cuidado de la piel.
De esa manera consiguen aproximarse a un público más exigente y adaptar el mismo producto a una cultura diferente.

 

FUENTE: ecodiario.es

 

Notas relacionadas