Acceder a su cuenta

Username *
Password *
Remember Me

GL La Verdad Radio 1270 AM

Palabras de Vida

Por:   Karl Fick 14 de enero de 2018

El engaño del materialismo

 

Un dicho muy común entre nosotros dice: “El dinero no es la felicidad pero como ayuda”. Ciertamente los asuntos que tienen que ver con dinero dominan nuestro pensamiento. Tan es así que dentro de nuestros buenos deseos para agradar a los demás siempre va incluido el desear prosperidad.

“Y que en este nuevo año tengas salud, felicidad y prosperidad… etcétera”.

El dinero en sí mismo no es malo, al contrario, es muy útil, es un facilitador para intercambiar bienes y servicios, provee de gran practicidad para que las personas puedan interactuar en la dimensión material de este mundo. Tener dinero es bueno, da seguridad, te permite medir tus esfuerzos profesionales y tener mayor acceso a bienes y servicios que redundan en comodidad y bienestar. Tener dinero puede ser un indicador de una vida ordenada y bendecida. Dios el dueño y creador de todo quiere que seas prosperado de la misma manera, en TODO. ¿Pero dónde está el engaño del materialismo al que hace alusión este artículo?
En el versículo de hoy encontramos una advertencia de nuestro Creador. Jesús hablando en parábolas les enseñaba a la gente y los discípulos el gran peligro que correríamos si nuestra mentalidad en lugar de ser dominada por la razón (lo espiritual) era engañada por el materialismo. Jesús nos dice que el Evangelio es semejante a una semilla que es sembrada en la mente de diferentes personas. Aquellas que tienen una mentalidad materialista siempre afanadas por las preocupaciones de este mundo y que se dejan engañar por las riquezas, son semejantes a personas que escuchan la palabra de Dios, van a la iglesia, oran, se entusiasman con lo que escuchan pero viven tan ocupados y preocupados por lo material, que la semilla aunque germina y crece como una plantita, es ahogada entre la maleza y los espinos que representan una vida enfocada al materialismo al punto de no dar frutos. Es decir, la mente está tan enfocada en lo material que aunque reconoce lo bueno del Evangelio este no alcanza a producir la transformación de carácter que se expresa como: amor, gozo, paz, bondad, benignidad, paciencia, templanza, gratitud, seguridad, etcétera… por el contrario como la mente está enfocada a lo material el fruto que produce en la vida es: inseguridad, impaciencia, intranquilidad, avaricia, codicia, envidia, ingratitud, etcétera…
Para que el dinero sea una bendición hemos de darle el lugar que le corresponde, no nos dejemos engañar pensando que es en lo material donde se encuentra la seguridad. “Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí”. Dijo Jesús en Juan 14:6…así que no te dejes engañar.

Pensamiento clave:
“El que fue sembrado entre espinos, éste es el que oye la palabra, pero el afán de este siglo y el engaño de las riquezas ahogan la palabra, y se hace infructuosa”. Mateo 13:22

Notas relacionadas

  1. Popular
  2. Tendencia