Print this page

Desde Holanda

Por:   Dianeth Pérez Arreola 19 de marzo de 2018

Votar aquí y allá


Este miércoles 21 de marzo hay elecciones municipales en Holanda, y además habrá un referéndum sobre una ley de seguridad que pretenden usar los servicios de inteligencia holandeses.
Para votar, llega con días de anticipación a través del correo, el “pase de votación”, que es un documento que certifica que una persona vive en el municipio que celebrará elecciones. Trae el nombre y la dirección de la persona, así como qué se elige, dónde y cuándo. Para sufragar solo es necesario llevar este “pase de votación” y una identificación oficial.
Uno puede votar donde sea dentro de las muchas casillas instaladas en todo el municipio, no es necesario ir a la más cercana. Las instalan en escuelas, estaciones de trenes, supermercados, hospitales, y en el citado pase, viene la más cercana a nuestro domicilio.
No hay credenciales especiales para votar, se puede sufragar en cualquier casilla y las urnas no son transparentes. Son unos recipientes grandes muy parecidos a los contenedores de basura residenciales. En cambio los trámites para la credencial mexicana para votar desde el extranjero, son largos y complicados.
Otra particularidad de las elecciones en Holanda es que uno puede encargarle su voto a alguien. En el reverso del “pase de votación” viene un espacio para la firma del votante y el nombre, dirección y ciudad de la persona que votará por él. No me puedo imaginar la instrumentación de esta posibilidad en México sin pensar en el mal uso que se le daría.
Sobre el referéndum, es un mecanismo legal que debería estar en todas las democracias. Esta vez se trata de votar a favor o en contra de la ley de seguridad que permitiría a los servicios de inteligencia holandeses espiar en masa a sus ciudadanos, hackear todos los aparatos digitales como teléfonos, televisores, computadoras y tabletas y compartir los datos recolectados con servicios de inteligencia extranjeros.
Cabe aclarar que esta ley es solo extender un poco las acciones que ya lleva a cabo el gobierno, y gracias a las más de 400 mil firmas recabadas, es que este tema será votado en referéndum, el cual respaldan organismos como Amnistía Internacional, Free Press Unlimited, Bits of Freedom, Privacy First y Transparencia Internacional Países Bajos entre muchos otros.
Un dato curioso publicado en los medios, es que a mayor edad, mayor respaldo a la pretendida ley; precisamente las generaciones que batallan para entender el uso y el alcance de las nuevas tecnologías. También es un asunto cultural, pues la influencia calvinista es también más fuerte en las personas mayores, y piensan que si la gente no tiene nada que ocultar, entonces no tendría por qué oponerse.
Es una tendencia el cómo los gobiernos, con el pretexto de la seguridad y la lucha contra el terrorismo, se han ido tomando más atribuciones de las que deberían, y de cómo perdemos nuestro derecho a la privacidad casi sin darnos cuenta y a veces hasta con nuestra colaboración, como lo vimos en las noticias de Estados Unidos sobre lo que algunas empresas pueden hacer con la información de nuestros perfiles de Facebook.

Notas relacionadas