Print this page

Historia de Domingo

Por:   Raúl Ruiz 12 de mayo de 2018

Mi “Amá” y los equilibrios 

Por Raúl Ruiz 


Lejos de su nicho en la Iglesia del Carmen, en Navojoa, me acordé el pasado 10 de mayo de mi “Amá”.

Fue inevitable.

La fecha, la nostalgia y la celebración que embriaga todo lo provocaron.

Metidos ahora casi todos en el juego de la política electoral, y de cara a una elecciones atípicas, la ubiqué como una mujer política sin serlo.

Nada más lejano que eso era “Doña Fina”.

Sin embargo, hizo de su vida cotidiana, sin pretenderlo, un juego de consensos, pero sobre todo de equilibrios.

Con el tiempo uno aprende que, las mamás son tan grandiosas que nos dan grandes lecciones con el simple, pero poderoso ejercicio del ejemplo.

Ahora, en medio de la inevitable nostalgia, envidio su capacidad para lograr los equilibrios y la conciliación.

De hecho, su relación personal con mi padre fue eso, una constante construcción de consensos y equilibrios.

Ella, noble y abnegada, él imponente y desbocado, se diferenciaban y complementaban.

Ella, más que él, encontró en su habilidad para estirar, tensar y luego ceder, y después apretar de nuevo, la ruta para construir una relación siempre equilibrada, siempre consensuada.

Todavía, en sus últimas horas de vida, la recuerdo ejerciendo una política muy a su manera: Obligó a los médicos que la atendían, en su aferre a la vida, a reunirse para consensuar una decisión de la cual podría depender su propia vida.

Así lo hicieron y lo definieron.

 

Los necesarios equilibrios 

Hoy que las diferentes maneras de pensar se expresan de manera más clara e intensa extraño a mi “Amá”.

A lo mejor ella, con su silvestre sabiduría política, me hubiera ayudado a entender mejor lo que ahora nos pasa.

Sin duda, con posiciones políticas y sociales tan radicalizadas, tan de extremos, es evidente que nos faltan equilibrios.

Pero sobre todo nos falta quién sea capaz de construirlos.

Las Mamás o las “Amás” son buenas para eso.

Quizás necesitamos más “Amás” encargadas de estos procesos.

Y es que construir equilibrios o buscar consensos no es cualquier cosa.

En ellos radica muchas veces la paz, la tranquilidad, la gobernabilidad, el orden y la buena marcha de una comunidad.

Si los tuviéramos nos ahorraríamos muchos problemas.

Esos constructores de equilibrios son vitales para la buena marcha de cualquier organización, comunidad, agrupación o sociedad.

 

El ejemplo belga 

Siempre que encuentro esos vacíos que permiten que haya armonía entre los grupos humanos u organizados recuerdo a una diputada belga, aunque de origen español, Julie Fernández.

Ella nació por casualidad en Bélgica: Sus padres españoles viajaban rumbo a Alemania, pero hicieron una parada accidental en ese País y ahí le tocó radicar.

Batalló, junto con sus padres, por su calidad de inmigrante, en su propia nación.

No fue cosa menor. Los extranjeros, condición en que estaban sus padres, eran rechazados por eso.

Ese sentimiento sembró en Julie un compromiso con los valores de solidaridad y no sectarismo muy acendrados.

Ahora, en tiempos difíciles para quienes son extranjeros y viajan hacia países con mejores condiciones de vida en todo el Mundo, ella ha aprendido a ser solidaria y apoyarlos.

Y no olvida su origen: Tanto que cuando se enteró del intento de separar la llamada nación Vasca del resto de España los pelos se le pusieron de punta.

Ese tipo de nacionalismo mal entendido, que llevaría a fracturar, en dos partes, a una nación tan identificada con nosotros los mexicanos, no sólo enfrenta, sino que polariza a toda una sociedad.

Julie sostiene que ese es un buen ejemplo de la urgencia de contar con líderes que generen equilibrios y permitan que las cosas avancen.

 

Empoderar a las “Amás” 

Ahora que se ha cumplido un Día más de Las Madres y el empoderamiento de las mujeres avanza a pasos agigantados, valoremos la oportunidad de darle a las mujeres-madres esos espacios de toma de decisiones que les permitan construir los equilibrios y consensos que tanto necesitamos.

El “Poder Blando” que ellas representan ayudaría, además, a contar con la garantía de que, a veces, con inteligencia, paciencia, tolerancia y una gran sensibilidad alcanzaremos metas que, muchas veces el “Poder Duro” de los hombres frena y complica.

En estos momentos de decisiones claves para todos, por las ofertas políticas que se nos ponen enfrente, preguntemos a estas diosas de los equilibrios si son más positivos quienes polarizan o se radicalizan, o es mejor guardar los equilibrios y no generar fracturas.

Mi “Amá”, en su sabiduría silvestre, sin duda hubiera trabajado duro por lo último.

 

****

 

¿Usted es “nalgas prontas”?

Ruy Rendón, el Arzobispo de Hermosillo, fue calificado esta semana por el colega periodista Juan Carlos Zúniga, en un programa de radio de Hermosillo, de ser un “nalgas prontas”.

Lo dijo porque considera Juan Carlos que el prelado habla casi siempre bien de los programas relacionados con el Gobierno.

La afirmación se convirtió en un hervidero de comentarios, la mayoría en contra, del comunicador.

Al final el tema terminó con una disculpa pública del Vicepresidente de la compañía radial, Ricardo Astiazarán Orcí, al Arzobispo, después que el propio locutor hiciera lo propio en los micrófonos.

El término “nalgas prontas” es coloquial y más de uno de nosotros lo ha utilizado para referirse a la ligereza de una persona para colaborar con otro de mayor rango o superior.

En su origen tiene una connotación sexual que casi todos conocemos, pero no era este el caso.

El tema ahora se comenta porque, aunque surgió de una circunstancia desafortunada, que rayó en la ofensa, quizás sea hora de convertirnos todos en “nalgas prontas” para asumir roles necesarios en tareas comunitarias.

Tan alejados y recelosos estamos de nuestra tarea como parte de un colectivo que es hora de volvernos todos “nalgas prontas” y asumir la parte que nos toca.

 

****

FRASE TESTIMONIAL 

“…He sido testigo del complejo juego de equilibrios necesario y por eso apelo al diálogo como única posibilidad de que las crisis no se enquisten….” Julie Fernández, diputada de Bélgica

 

****

Notas relacionadas