Print this page

Voz Empresarial

Por:   Por Aurora Retes 20 de julio de 2018

Tensión legislativa en Sonora

“No hagas cosas buenas, que parezcan malas”: Dicho popular

Aurora Retes
Parece que el sentido común es el menos común en las relaciones humanas y también en los programas de comunicación que las organizaciones públicas, privadas y sociales llevan a cabo.
Lo digo por el casi linchamiento social que se propagó en los medios electrónicos y las redes, de que la Gobernadora Claudia Pavlovich había enviado iniciativas para cambiar la Constitución, para ejercer un poder absoluto, sobre todo en lo relativo al veto del Ejecutivo en contra de las decisiones del Congreso local que afectaran los programas prioritarios en una administración que está a la mitad de su sexenio.
Es un tema que quiero abordar a pesar de que mi expertis no es político, sino que me he dedicado al sector empresarial desde hace casi una década.
En visita a que me secaran el cabello para hacer una grabación del programa Voz Empresarial, dos mujeres que ofrecen este servicio, una de ellas comentó que la Gobernadora estaba renuente; la otra le dice: ¿renuente a qué? No supo explicarle, solo comentó que lo había escuchado en la radio, pero que estaba mal de que estuviera renuente.
¿Por qué lo comento? Porque esta joven no sabía de qué se trataba y ella ya tenía una posición sin tener la menor idea del tema; de hecho ni siquiera hizo el ejercicio de buscar más información para tener más preciso el problema y poder dar una opinión sustentada; eligió dejarlo así, pero ya tenía un veredicto.
Definitivamente la percepción es opinión y se convierte en una realidad para las personas que viven su día a día y quieren sacarlo adelante de la mejor forma para llevar el pan a su familia y no tienen la conciencia de saber y ahondar más de todo lo que se dice en las redes y los medios.
Pero me hice la pregunta, si así está la generalidad de las personas que escuchan miles de notas y comentarios en la radio, televisión, redes sociales, donde hay tribus digitales que están comunicando verdades a medias, mentiras o las dichosas “fake news (noticias falsas)”.
Entonces las grandes decisiones del nuevo gobierno que se quieren hacer a través de consultas populares, podría resultar un problema de grandes proporciones para la viabilidad de la nueva administración y el aterrizaje de sus políticas públicas, ya sea en problemas técnicos como el aeropuerto, la reforma energética, la reforma educativa, etcétera.
La ciudadanía sigue encolerizada con los políticos y todo lo que les toque sus intereses hay una alegría popular, sin medir las consecuencias.

Creo que primero hay que buscar que la ciudadanía participe de manera organizada a través de metodologías que permitan informar a la sociedad, educarla, que les crezcan las ideas, que tengan sus propios juicios, a través de la decisión personal de buscar información por varias fuentes y compararla y no dejarse llevar por tanta negatividad e información mayormente tendenciosa que termina siendo perniciosa para Sonora y el nuevo México que nos han vendido.
El problema social que se suscitó provocado por el “ocultamiento de la información” de los temas que explicaban las iniciativas al veto, la municipalización del transporte, el presupuesto, y el fuero, solo provocó un tsunami de proporciones desmesuradas sin control y solo se demostró que sigue la polarización en la vida política de Sonora y eso no ayuda a nadie.
La Gobernadora Claudia Pavlovich solicita al presidente de la permanente del Congreso que detenga el análisis de los temas anteriormente mencionados hasta que se haga una consulta popular sobre los mismos.
El tema es que cuando hagan las consultas a la sociedad, solo algunos pocos sabrán de qué se trata y podrán opinar, el resto solo seguirá la línea de quien los pastorea o a quien han decido seguir, dándole un cheque en blanco, porque el hartazgo es tanto, que prefieren probar lo que sea, aunque no tengan la certeza que es lo mejor.
La polarización es realmente preocupante, aunque se convierte en un área de oportunidad para todos los políticos/as los/las que se van y los/las que vienen.
La concordia y reconciliación que se ha pedido, parece que también se fue de vacaciones en este momento que vive Sonora.
Las hachas de guerra se alzaron y se frenaron de manera abrupta porque la Gobernadora, política sensata, entendió el mensaje de la sociedad.
¿La gente realmente entendió el problema?. O solo se dejó llevar por la euforia democrática reciente y que habla de cambios, pero que tampoco sabe cómo enfrentarlos y se volcaron a las calles, para después quedar con un palmo de narices porque se acabó la fiesta de repente.
No se puede permitir que en el #NuevoMéxico prometido y por el cual votaron 30 millones las cosas sigan igual.
Hay que promover por todos los medios una conciencia crítica, valiente e informada de los ciudadanos y aplicar las consultas populares con gente que piensa por ella misma y asume las consecuencias de lo que aprueba o niega, ese es el verdadero cambio, la transformación individual de cada ciudadano y no que alguien mágico externo resuelva la vida de las personas, eso es demagogia y perversidad.
Lic. Aurora Retes Dousset
Especialista en Comunicación Empresarial
Correo: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.