Acceder a su cuenta

Username *
Password *
Remember Me

GL La Verdad Radio 1270 AM

Historia de Domingo

Por:   Por Raúl Ruiz 28 de julio de 2018

La culpa la tiene “Shiggy”

Por Raúl Ruiz

Jessica Lakin, destacada sicóloga social estadounidense, y su amiga y colega Tanya Chartrand publicaron en el 2008 un estudio que confirmó uno de nuestros grandes temores:
Los seres humanos somos imitadores por naturaleza (algo que, por sentido común casi todos sabíamos), pero lo somos más -y aquí está una de las grandes revelaciones de ese trabajo- quienes nos sentimos excluidos, marginados o ajenos a un grupo social o círculo humano del que nos creemos merecedores pertenecer.
El estudio, en el que también participó un brillante inglés, de vanguardia en esos trabajos, Robert M. Arkin, hizo otro descubrimiento, igualmente preocupante:
Esta imitación se da de manera inconsciente.
Bajo el título “Yo también soy como tú” (I am to just like you) el estudio publicado en esas fechas por la Asociación de Sicología de los Estados Unidos concluía que la imitación no consciente es una respuesta de la conducta humana a la exclusión social.
Inspirada en ese atractivo y arbolado Campus que tiene la Universidad de Drew, su Alma Mater, ahí en Madison, Nueva Jersey, cerquitita de la cosmopolita Nueva York, Jessica y sus colegas se dieron cuenta que la imitación no consciente se da por un vínculo automático entre percibir y llevar a cabo un comportamiento.
Y estas conductas no necesariamente son positivas.
Hoy mismo vivimos un caso que confirma esa aspiración de muchos y que de manera magistral sintetiza el título del estudio: “Yo también soy como tú”.

Ese “Shiggy”

“Shiggy” es un comediante de color que se ha hecho famoso en Estados Unidos por las redes sociales.
Pero ahora lo es más:
El 29 de junio pasado, hace apenas un mes, “Shiggy” subió a su cuenta de Instagram (@theshiggyshow) un video en el que se le ve bailando en la calle una coreografía para la canción “In My Feelings” del rapero “Drake”.
En solo dos días de su lanzamiento alcanzó las primeras 767 mil 119 reproducciones, que para quienes conocen de esto es una cifra sorprendente.
Pero no paró ahí: Creando un propio estilo de baile, 5 días después el simpático artista compartió otro video en donde se ve al jugador de beisbol de Ligas Mayores de los Gigantes de Nueva York, Odell Beckham Jr., frenar su vehículo, bajarse y hacer la misma coreografía de “Shiggy”.
El auto nunca estuvo en movimiento.
Alguien le dijo entonces al comediante que invitara a sus seguidores a participar en lo que él bautizó como #InMyFeelingsChallenge e imitar el baile.

Llega la fiebre
En 10 días aquello se volvió una fiebre y ya había quienes bajaban de sus vehículos, protagonizaban, algunos de manera ridícula, el #InMyFeelingsChallenge.
Los imitadores de “Shiggy” (dignos del estudio de “Yo también soy como tú”) se multiplicaron y dentro de ellos, como un instrumento de promoción, se incluyeron a varios personajes famosos.
Todos ellos invitando a sumarse al reto.
Personajes que uno suponía serios como Will Smith ayudaron a catapultar el desafío: El artista filmó una coreografía especial en un edificio de Budapest, en Hungría.
Aunque no demostró que el baile sea lo suyo, su popularidad sirvió para darle un nuevo impulso a #InMyFeelingsChallenge.
Su video llevaba 278 mil 589 reproducciones en tan solo dos días luego de haberse colocado en su cuenta de Instagram, lo que hablaba de la popularidad del caso.
Claro que el más contento era el rapero Drake, quien hizo un agradecimiento público a su promotor, el comediante “Shiggy”.
Por si había alguna duda de la popularidad del tema, un millón 490 mil 304 seguidores le dieron su aval en su cuenta de Instagram: “Drake” nunca había tenido tantos seguidores para alguno de sus temas.
El asunto ya era entonces un fenómeno en el mercado de la música:
La canción “In My Feelings” llegó al número 1 de la afamada Lista de Billboard
En el servicio de venta de música Spotify la canción subió 90% en su popularidad
Adicional a ello 2.3 millones de tuits, de distintas maneras hacían mención del reto.

Mexicanos al fin

El éxito de #InMyFeelingsChallengue se convirtió en un fenómeno que pronto tuvo su versión mexicana:
Un grupo de audaces y picudos mexicanos radicados en Estados Unidos (chicanos, les han bautizado por su mezcla cultural y racial) adoptaron entonces su propia versión del #InMyFeelingsChallenge, pero lo bautizaron como #LaChonaChallenge.
El eje de la nueva música era la canción “La Chona”, de los Tucantes de Tijuana, una pegajosa cumbia que llevaba a los participantes a saltar de sus vehículos, bailar, y luego encaramarse de nuevo.
El tema se popularizó tanto que artistas conocidos como Thalía se sumó a las dos versiones y su cuenta de Instagram detonó con 71 mil 744 me “gusta”, mostrando la popularidad del tema.
El tema ha sido motivo de risa, diversión, pero también de accidentes, al grado que ha obligado a las autoridades de tránsito de varios países a anunciar sanciones a quienes practiquen ya sea el #InMyFeelingsChallenge o #La ChonaChallenge
El asunto es tan delicado que se ha convertido en una epidemia y llevó, incluso a que el Jefe de Defensa de Seguridad de la NTSB, Nichoals Worrel, lanzara una clara advertencia:
Los accidentes automovilísticos son la causa número uno de muerte en Estados Unidos. Saltar de un vehículo en movimiento o hacia los carriles vehiculares para mostrar tus pasos de baile es ridículo y peligroso, tanto para ti como para los demás…”
Y, como la moda no cede, fue más allá tratando de ser persuasivo:
“… Hay un tiempo y lugar para todo, pero las carreteras y caminos de nuestra nación no son lugar para #InMyFeelingsChallenge... ”.

Sanciones en México
Claro que Sonora no ha escapado a ese tipo de imitaciones “sui géneris” y ya provocó que en algunos municipios la Policía Municipal lanzara la advertencia:
A conductor o conductora detectado practicando la versión mexicana (#La ChonaChallenge) o la versión gringa (#InMyFeelingsChallenge) de este singular reto, será multado y su carro detenido.
Claro que, audaces como somos, ni eso nos detiene.
Y todo por tratar de ser como el otro, pero lo más grave, de manera acentuada por sentirnos excluidos y ese sí que es un serio problema.

**

FRASE TESTIMONIAL

“…Hay un factor de motivación que incrementa la imitación y es el deseo de afiliar (o llevarse bien con un compañero)… El deseo de afiliarse puede hacer que la gente preste más atención a lo que ocurre en sus ambientes sociales, incluso cuando son violentos …”
Conclusión del estudio “Yo también soy como tú” (I am just like you) elaborado por Jessica L. Lakin, Tanya L. Chartrand (en la foto) y Robert M. Arkin

**

Notas relacionadas

  1. Popular
  2. Tendencia