Acceder a su cuenta

Username *
Password *
Remember Me

GL La Verdad Radio 1270 AM

Historia de Domingo

Por:   Raúl Ruiz 18 de agosto de 2018

Los “mariguanos” son (ahora)
                    unos inofensivos gatitos

Por Raúl Ruiz

“El Vaquero” era el terror del barrio.
Fornido, vigoroso y pendenciero tenía asolada a las familias de la zona.
Tenía fama de ladrón, asaltante, pero sobre todo el estigma de “mariguano”.
Eso era lo que de verdad aterraba a nuestros padres.
Ladrones había muchos y de diferente monta y nivel.
Igual asaltantes, que iban y venían, a veces a la cárcel, a veces a aventuras delictivas lejos de la ciudad de las que por lo mismo al tiempo uno se enteraba.
Pero lo que sí era realmente terrorífico para la época (en la década de los años 80) eran los mariguanos.
Ahí no había diferencias: Quien fumaba mariguana era lo peor y cargaba con la mala fama que le construían, asustadas, nuestras mamás, en la poderosa comunicación boca a boca de todas las tardes (chisme le decían algunos de manera peyorativa).
Casi 40 años después las cosas han cambiado mucho.
El consumo de mariguana no sólo es legal, sino quien la consume, “los mariguanos”, pues, son la especie más dócil y domesticada de la cadena de consumo de enervantes.
Dentro de los consumidores, incluso, ya ni se presume el fumar mariguana.
Por eso no me extrañó oler, en esas bocanadas de oxígeno que uno aspira cuando camina o trota en los campos deportivos de Navojoa o Hermosillo, algunas nubes de humo de mariguana salidas de los propios estadios de beisbol o de futbol.
Ya a nadie sorprende.
Igual en más de un concierto el consumo se ha vuelto habitual.
Socialmente ha dejado de tener el estigma que tanto aterrorizaba a nuestras cariñosas y sobreprotectoras mamás, para convertirse, si no en algo habitual, sí en algo que no preocupa tanto ni altera la convivencia social.
Esto tiene que ver con que a partir del 22 de abril de 2016 la Suprema Corte de la Justicia de la Nación, el órgano máximo de representación legal de este País, legalizó el cultivo, producción y autoconsumo de mariguana.
Fue un paso histórico e inédito.
Si mi madre viviera, como dice el dicho, se volvería a morir.

El rol de doña Olga
Es curioso, pero en aquel momento, siendo una de las ministras de la Corte, doña Olga Sánchez Cordero, y quien ahora ha sido designada como la futura Secretaria de Gobernación en la administración de Andrés Manuel López Obrador, fue una de las principales promotoras de la legalización.
“No estamos ante una cuestión penal, sino de modelo de vida y libertad de la persona”, afirmó en ese entonces la mujer que tendrá en sus manos la gobernabilidad de este país.
Más liberal no se podía ser.
Ella, sin ser la Ministra ponente del juicio solicitado por un grupo de abogados que reclamaban su derecho al consumo de la droga sin limitaciones, pero solo con fines lúdicos, apoyó a su colega Arturo Saldívar, el Ministro Ponente de la resolución a quien le tocó elaborar la propuesta, justificó y logró el voto aprobatorio de sus colegas.
Esa votación fue histórica, pues formalizó un paso que en lo informal ya ocurría y ocurre con la mayor de las naturalidades en muchos de los círculos sociales, de cualquier nivel social.
La decisión, además alentó y envalentonó a los partidarios de la legalización de las drogas, no sólo de la mariguana, sino de todo tipo de ellas.
Los cerveceros, ahora “marihuaneros”

El avance en el terreno legal para este tipo de iniciativas, tiene mucha explicación en la influencia que genera Estados Unidos.
En ese país hay 9 estados que ya han autorizado el consumo recreativo de la alucinógena planta: California, Alaska, Colorado (es la entidad con más locales en venta), Maine, Massachusetts, Nevada, Oregon, Washington y Washington D.C.
Pero además se ha convertido en un auténtico negocio donde hay situaciones tan sofisticadas como la creación de empresas para entregar la droga a domicilio (como si fuera servicio de Uber).
El potencial de consumidores es tal que empresas tan serias como Constellation Brands, la poderosa firma cervecera que es ya la segunda en el Mundo en su giro, acaba de sorprender a sus inversionistas en bolsa:
Anunció que invertirá 4 mil millones de dólares más en la compañía Canopy Growth Corp.
Con ello elevará su participación en este negocio para convertirse en el socio mayoritario con el 38% de las acciones totales.
La firma ya era propietaria del 10% en Canopy y ahora es la primera empresa del giro de vinos y cervezas que invierte en la cannabis legal.
Algo vieron para canalizar esa enorme cantidad de dinero.
Este crecimiento de un mercado legalizado de droga ocurre mientras los consumos de otro tipo de drogas “duras” o “químicas”, como la cocaína y el “crystal” registran un impresionante crecimiento.
La última de ellas, el “crystal”, caracterizado por su capacidad de destrucción en la salud de los adictos, es la que crece de manera más exponencial debido a su bajo costo en el mercado.
De acuerdo con datos de la Policía Federal, el costo en el mercado extranjero de ese letal estupefaciente asciende hasta 633 mil dólares por cada kilo.
Para nuestra fortuna y de las familias mexicanas, la discusión sobre su legalización no está (hasta ahora) en la mesa de discusiones.
Al paso que vamos, sin embargo, y con la liberal visión de doña Olga Sánchez, es de esperarse que pronto sea un tema sujeto a debate.
Claro que la ausencia de muchas de nuestras mamás en los barrios para horrorizarse y horrorizarnos sobre los mariguanos nos hace sentir huérfanos.
Poco a poco hemos venido perdiendo esas murallas de contención social de las nuevas amenazas modernas.
El horroroso “Vaquero” sería ahora, ante los nuevos desafíos, un inofensivo gatito.

**
FRASE TESTIMONIAL:

“…No estamos ante una cuestión penal, sino de modelo de vida y libertad de la persona… ”

Olga Sánchez Cordero al argumentar a favor de la despenalización en el consumo de la mariguana para fines lúdicos en el 2016. Ella será a partir del 1 de diciembre la Secretaria de Gobernación de México.

Notas relacionadas

  1. Popular
  2. Tendencia