Print this page

Voz Empresarial

Por:   Por Aurora Retes 7 de septiembre de 2018

Digitalización vs descentralización

Aurora Retes
Se debería transitar hacia un gobierno digital, no presencial y con mayor efectividad en tiempo y costo para el ciudadano.
El partido Morena alista iniciativa para eliminar la figura de delegados federales; su principal argumento es buscar más cercanía con ciudadanos y mejorar los servicios.
Por otro lado, Andrés Manuel López Obrador, presidente electo de México, ha planteado la descentralización del gobierno federal como parte de la agenda que impulsará la siguiente administración.
Es decir, llevar la sede de diversas secretarías y entidades de la administración pública federal a distintos estados de la República con la finalidad de “reactivar la economía de diversas regiones del país”.
De esta forma, cada uno de los estados será sede de alguna Secretaría y organismos federales, aunque se mantendrá 5 dependencias en la Ciudad de México.
Existen cerca de 2 millones de servidores públicos que serán reubicados en los diferentes estados de la República con los gastos de logística de traslado, infraestructura adecuada de vivienda, escuelas, servicios que necesitarán para darles atención a estas personas.
Además de la construcción de oficinas adecuadas y funcionales que en las ciudades a donde aterrizarían estas dependencias no tienen, amén de la conectividad aérea, para llegar a estos nuevos destinos.
Esta decisión puede tener muchas implicaciones, porque el nuevo gobierno tiene una gran oportunidad de construir un gobierno digital que ha estado en la narrativa política, pero no en la realidad.
La nueva administración federal debería avanzar en esta área de oportunidad en la digitalización de los trámites y procedimientos gubernamentales antes de pensar en mover personas y apostarle a ladrillos en edificios que se tendrán que construir para albergar a casi dos millones de trabajadores federales.
Se han hecho algunos esfuerzos aislados que han sido exitosos a nivel federal, como la obtención de copias certificadas del acta de nacimiento que hoy día no toma más de cinco minutos desde cualquier computadora con acceso a internet, y de otros no tan exitosos como la idea de centralizar toda la información gubernamental en el sitio www.gob.mx que resultó un verdadero fracaso.
La traumatología en México sigue siendo mayormente presencial, generando con ello ineficiencias, mayores costos de transacción y espacios para la corrupción.
Hay países como Corea del Sur que desde hace 20 años han desarrollado proyectos como la Mejora de Procedimientos en Línea para Solicitudes Civiles que ha permitido a los ciudadanos realizar y dar seguimiento diario a los trámites o solicitudes gubernamentales que realizan a través de un sitio web, formular cuestionamientos en caso de detectar irregularidades y obtener la información necesaria sobre cada etapa del procedimiento.
De esta forma, en el momento en el que un ciudadano solicita un permiso de construcción, por ejemplo, el servidor público encargado sube al sitio web toda la información de la solicitud realizada.
Así el ciudadano sabe quién es el encargado de revisarla, cuándo puede esperar una respuesta y, de ser rechazada, las razones para ello, e incluso mucha de esta información se hace pública de manera inmediata para consulta de cualquier interesado.
Si esto se pudiera hacer con todos los trámites gubernamentales en México, se generaría mayor eficiencia y reducirían espacios para la corrupción. Para ello requerimos avanzar hacia la inclusión digital universal, pues todavía una buena parte de la población no cuenta con acceso a servicios de internet.
Por ello, sería muy conveniente iniciar de inmediato la tarea de construir una verdadera política de gobierno electrónico, inclusión digital y cobertura de servicios de telecomunicaciones, de lo contrario, la mudanza podría resultar muy costosa para los ciudadanos y más ineficiente para el propio gobierno.