Acceder a su cuenta

Username *
Password *
Remember Me

GL La Verdad Radio 1270 AM

Historia de Domingo

Por:   9 de septiembre de 2017

El héroe (impotente) de Miami

 

Por Raúl Ruiz

 

Carlos Alvarez Gimenez vive una gran paradoja.

Durante casi toda su vida, luego de que su familia lo trajo muy pequeño de Cuba, donde nació, ha dedicado su esfuerzo profesional al Cuerpo de Bomberos de Miami.

De hecho, fue uno de sus ex director del Heroico Cuerpo de “Tragahumos”, y su etapa es recordada con agrado por los miamenses.

No sólo, durante su gestión, se enfocó en la modernización de la infraestructura operativa de los bomberos de esa pujante ciudad, sino que la convirtió en una plataforma de vinculación con sus colegas de todo el Mundo.

Es recordada su gestión como la de mayor proyección del Cuerpo, entre otras cosas por su incorporación a la Asociación Mundial de Cuerpos de Bomberos, de la cual, incluso, fue destacado integrante.

Sin embargo, hoy vive “el colmo” del Bombero:

 Como Alcalde de Miami Dade, el corazón del Condado, y la ciudad metropolitana más importante del estado de Florida, enfrenta la mayor amenaza natural de la historia del estado y la turística ciudad: El Huracán Irma, el más poderoso en la historia desde que se tienen registros en el Océano Atlántico.

Todos hemos escuchado algo de ese fenómeno, y si, es para preocuparse:

1.- Es el primero que llega como categoría 5 aún sin tocar tierra en los primeros sitios que tocó, como fue el caso de las islas en el Caribe mexicano

2.- La intensidad de sus vientos, 295 kilómetros por hora, y el hecho de que estos se han sostenido lo hace uno de los más fuertes de la historia.

3.- El primer efecto ha sido en las islas del Caribe, en donde ya provocó daños por casi 10 mil millones de dólares, la cantidad nunca antes vista en esa zona para un meteoro de este tipo.

Por ello Don Carlos, un auténtico héroe de la vida real, tiene razón en preocuparse.

Ayer en la noche se esperaba que la peligrosa “Irma” tocara tierra en las costas de Miami.

Ello había originado ya una evacuación nunca antes vista: 750 mil residentes de la zona central de la ciudad, y sitios tan exclusivos como Coral Gables, South Miami y Mar A Lago (donde, dicho sea de paso Donald Trump, el Presidente de los Estados Unidos, tiene su casa de descanso personal).

La gente salió despavorida de la ciudad, la cual quedó casi abandonada luego de la inminente llegada del Huracán.

Cuando usted lea esto el meteoro debe estar tocando tierra y haciendo de las suyas.

Para quienes alguna vez hemos estado en Miami, imaginar  Miami Beach desolado por las olas picadas y los vientos huracanados, a la Rodeo Drive (la mítica avenida) de esa zona turística, y refugiados a los cientos de yates regularmente atracados en la bahía de Miami, nos resulta difícil de creer.

O suponer que los animales, perceptivos a estos fenómenos naturales, en Everglades habían corrido ya a refugiarse o, todavía más, ver perder el brillo a Bayside, la zona turística más conurbada a la zona metropolitana, es inimaginable.

Es curioso, porque lo que ha hecho uno de los grandes atractivos al periódico Miami Herald, el más importante junto con su edición en español, “El Nuevo Herald”, que es su ubicación frente a la impresionante bahía de esa comunidad, es ahora una de sus grandes debilidades.

Ignoro que harán los colegas de ese importante medio para enfrentar el riesgo inminente de este fenómeno meteorológico, pero lo que si estoy seguro es que no son de los que se evacuaron sino de los que se han quedado a enfrentar, con todas sus previsiones, la tragedia inminente.

Vibra, por otra cosa

Miami Dade es la primera gran ciudad que tocará “Irma”.

Las que ya recibieron su visita y embestida fueron las comunidades pequeñas del Caribe.

Eso lo ha puesto más en la mira.

Eso tenía muy preocupado a Gimenez. Quien conocedor del tema ya había anticipado su pesar:

“Llevó 60 años aquí y nunca había visto nada parecido”, declaró el Viernes luego de dar a conocer la cantidad estimada, de casi un millón de miamiamenses que, compenetrados de la cultura de la prevención por la zona donde residen, había optado por la evacuación.

Desde hace una semana, de hecho, la vida cambió para los miamenses, pues hasta la tradicional grabación-Mensaje del Alcalde Gimenez con la cual se recibe a los visitantes que arriban vía el aeropuerto internacional de esta ciudad y que rezaba “Bienvenidos a esta vibrante ciudad”, ahora ha sido sustituida por una de alerta y de miedo.
No es para menos.

Miami Dade vivió ya en 1992 destrozos con la llegada del entonces huracán “Andrews”, uno de los más fuertes de su historia.

En ese tiempo murieron 65 personas, pero los daños económicos ascendieron a 26 mil 500 millones de dólares (algo así como 450 mil 500 millones de pesos, o dicho en castellano el monto de lo que es el Presupuesto de Sonora en 8 veces).

Para esta ocasión, dada la categoría de “Irma”, se prevé que los daños sean superiores.

 

El héroe preocupado

Aunque son fenómenos externos y ajenos a su sentir, “Irma” se ha convertido en un dolor de cabeza para el héroe ciudadano, el hombre que, proveniente de una familia de cubanos exiliados tras la Revolución Cubana, se forjó un nuevo destino en Estados Unidos.

Por eso tiene mucha razón Carlos en estar preocupado.

 

****

 

El Alcalde traidor

Carlos Giménez había defendido siempre una tradición en Miami: La protección de los migrantes.

De hecho, históricamente esta había sido una “Ciudad santuario”, como se conoce a las comunidades que cuidan y protegen a quienes tienen esa condición.

 Sin embargo, hace apenas dos semanas, en consonancia con la declaración de Donald Trump, el Presidente de Estados Unidos de cortar los recursos federales a las ciudades Santuario, Gimenez lo ha apoyado.

Ello obligaría, entre otras cosas, que cualquier indocumentado detenido por la Policía Municipal, aún por una falta administrativa, sería detenido y estaría en riesgo de ser deportado.

Por ello Don Carlos, en héroe “tragahumos” ha sido bautizado por los activistas de protección a los derechos de los indocumentados, como “El Alcalde Traidor”.

Vaya dilema el de Don Carlos.

***

 

Notas relacionadas

  1. Popular
  2. Tendencia