Acceder a su cuenta

Username *
Password *
Remember Me

GL La Verdad Radio 1270 AM

Desde Holanda

Por:   Dianeth Pérez Arreola 25 de septiembre de 2017

Financiamiento político aquí y allá

 

Las peticiones sobre que el dinero asignado a partidos políticos se utilice para la reconstrucción de México y ayuda a los damnificados han roto récords en la plataforma de peticiones Change.org.

Obligados por las redes sociales, los partidos han anunciado donaciones en diversos porcentajes, aunque seguramente no les hace ninguna gracia “perder” recursos que pensaban asignar a tratar de ganar las elecciones más reñidas de la historia.

El líder del PRI, Enrique Ochoa Reza, ofreció el 25 por ciento del presupuesto asignado por el INE, que equivaldría a 258 millones de pesos, pero si aplicamos ese porcentaje al dinero destinado a las campañas, la ayuda ascendería a 1,200 millones de pesos. El dirigente del tricolor ha sido muy específico al decir que esos recursos irían al Fondo de Desastres, del cual desconfían los otros partidos, quienes primero quieren asegurarse de que el dinero sea manejado con transparencia y llegue efectivamente a quienes más lo necesitan.

Carlos Jorge Germán Castellán, mexicano residente en Países Bajos, me hizo llegar un documento donde especifica la manera en que los partidos políticos holandeses se hacen de recursos. Hay dos maneras de financiamiento en Holanda. Interna y externa. La primera consta de la aportación de sus afiliados, del porcentaje de su sueldo que aportan al partido sus políticos y eventos para recaudar fondos. La manera externa de financiamiento proviene de subsidios gubernamentales y patrocinios y donaciones, las cuales si exceden de 4 mil 500 euros deben hacerse públicas para evitar conflictos de intereses y corrupción.

Para que un partido reciba dinero del gobierno debe ser un partido establecido, haber participado en las últimas elecciones, y contar con una o más curules en las cámaras. Si el partido ha sido juzgado por discriminación, pierde su derecho al subsidio.

“En México la gente está acostumbrada a recibir, no a dar”, me dice mi compatriota, a quien le sorprende la diferencia tan grande de hacer campañas y organizar elecciones en México y Holanda.

Las aportaciones de los afiliados a sus partidos dependen de sus ingresos, y curiosamente en el caso de Holanda la mitad de los ingresos obtenidos de manera interna, proviene de dichas aportaciones, cuando en el resto de Europa ronda el 25 por ciento.

El documento dice también que las campañas políticas en Holanda se encuentran entre las más baratas del mundo, que las elecciones son financiadas por el gobierno y que los debates son auspiciados por las cadenas de radio y televisión. Nada de regalos para repartir; los posters con propaganda, solo pueden ponerse en los espectaculares asignados para tal efecto, no hay credencial especial para votar.

A muchos nos preocupa el uso de los recursos públicos en México siendo un país con tantas necesidades y con un concepto tan equivocado de lo que significa “hacer campaña”. La cuestión del enorme presupuesto de los partidos políticos y la presión social para que éste se destine a las necesidades tras los sismos del 7 y el 19 de septiembre, esperemos ocasione un cambio permanente en los montos o formas de financiamento político.

  1. Popular
  2. Tendencia