Acceder a su cuenta

Username *
Password *
Remember Me

GL La Verdad Radio 1270 AM

Ya se supo… Estatal

Por:   Redacción/LA VERDAD 18 de julio de 2018

Ya se supo…

…Que Luis Serrato es bautizado como “El Rajón”
…Que Carolina Lara, Manuel Villegas y José Ángel Rochín son aliados
…Que Javier Gándara y Alfonso Durazo se encuentran
…Que Claudia Pavlovich pulsa bien el ambiente
…Que Alfonso Durazo reconoce voluntad política
…Que Jacobo Mendoza es de los nuevos protagonistas

**
…Que Luis Serrato Castell, el diputado local panista y coordinador de la bancada de su partido en el Congreso del Estado, se rajó.
En la intentona de aprobar varias reformas constitucionales por parte de la bancada del PRI y sus aliados, dentro de las cuales estaban la del derecho al Veto Constitucional, Municipalización del Transporte y Eliminación del Fuero, el PAN acordó apoyar al Partido Revolucionario Institucional.
Ese era el acuerdo.
A los 17 diputados del tricolor, se sumaron los dos panistas que no son panistas: Carolina Lara y Manuel Villegas.
El tercero, para completar los primeros 20, era José Ángel Rochín López, el ex diputado local de Morena que terminó siendo expulsado de las filas de ese partido cuando se negó a acatar instrucciones dictadas por esa agrupación.
En total estaban los 20: Sólo faltaban dos votos que, de acuerdo con el PAN, aportaría Luis Serrato y la dirigente estatal del albiazul, Alejandra López Noriega.
… Pero estos nunca llegaron.
Durante la noche del martes, para amanecer el miércoles los legisladores panistas que debían sumarse nunca arribaron.
Serrato entonces se hizo “ojo de hormiga”.
Ahí el PRI se dio cuenta de que no contaba con los votos suficientes.
Mientras eso ocurría en la parte de la fracción parlamentaria del tricolor y la construcción de un posible acuerdo de mayoría para sacar sus reformas, el ambiente social crecía por las confusiones generadas por las iniciativas.
Morena, vía su dirigente estatal Jacobo Mendoza, había empezado a encender los focos de alerta desde el domingo cuando en una conferencia de prensa anunció que no estaban de acuerdo con propuestas fraguadas en lo “oscurito”.
Le echó la culpa a la Gobernadora cuando, al menos en lo formal, no tenía nada que ver.
La olla de presión, alimentada de manera muy estratégica por Morena y sus aliados, subió y el lunes ya era una efervescencia total.
No había condiciones para transitar las reformas y en el PRI y en el Palacio de Gobierno se dieron cuenta.
Además, el martes por la noche, la traición del PAN, que no tenía explicación, acababa con las posibilidades de los legisladores tricolores.
Serrato, “El Rajón”, se echaba para atrás.
El miércoles, ya de día, por fin contestó el teléfono.
Demasiado tarde.

**

Javier y Alfonso, el encuentro

… Javier Gándara, el ex candidato a Gobernador del PAN y ex Alcalde de Hermosillo, y Alfonso Durazo, el Senador Electo y virtual Secretario de Seguridad Pública en la gestión de Andrés Manuel López Obrador, se encontraron ayer. Ambos han mantenido una comunicación constante y ayer lo confirmaron. Toño Ramos, propietario del grupo radiofónico Larsa, coincidió con ellos.

**

Asunto de política

…Claudia Pavlovich, la Gobernadora de Sonora, se lo dijo a Alfonso Durazo, el dirigente de facto de Morena en Sonora y puente de comunicación directo con Andrés Manuel López Obrador: Hay nuevas condiciones políticas en la entidad y el País y se entienden.
Por eso cuando el Congreso del Estado impulsó las reformas constitucionales para dotar al juego de los poderes un ejercicio de contrapesos ella se enteró y lo entendió.
Lo que no calibró bien el Congreso en su propuesta, de la cual ella estuvo enterada, fue que no había condiciones para hacer algo de manera unilateral, como se intentó.
La nueva realidad política exigía, como bien lo dejó asentado después Jacobo Mendoza, el inteligente dirigente estatal de Morena, que por lo menos los tomaran en cuenta.
Una omisión delicada de los legisladores.
“…No somos un poder legal, pero sí somos un poder social…”, les dijo Jacobo como una buena manera de recordar el aplastante triunfo obtenido en las urnas.
Por eso, cuando el asunto se enredó por el coraje de los morenistas, cuyos seguidores fueron llevados a tratar de hacer valer su derecho a no dejarse a la Sala de Pleno del Congreso, la Gobernadora decidió que no tenía por qué llegar la sangre al río.
Ella decidió pedirles a los legisladores que retiraran las iniciativas y que construyeran los consensos que hubiera que hacer para sacarlas adelante.
Los priistas en el Congreso, envalentonados y decididos, sobre todo por la decisión de Morena que les “picó el amor propio”, no estaban del todo de acuerdo.
Querían impulsar y aprobar sus reformas.
Al final se privilegió la necesidad de platicar y construir los consensos.
El resultado es que las reformas se aplazan y se abre un espacio para la discusión.
Se privilegió la política y la necesidad de diálogo: Ojalá y en los tiempos por venir esa sea la regla.

Notas relacionadas

Facebook

  1. Popular
  2. Tendencia